28/5/18

Amazon Rekognition: un proyecto polémico, "barato y predecible".

El año pasado veíamos el vídeo de presentación de Amazon Rekognition, un sistema de reconocimiento facial que se promocionaba con argumentos como:

"...facilita la incorporación del análisis de imágenes y videos a sus aplicaciones. Usted tan solo debe suministrar una imagen o video a la API de Rekognition y el servicio identificará objetos, personas, texto, escenas y actividades, además de detectar contenido inapropiado. (...) también ofrece reconocimiento y análisis facial con un alto nivel de precisión. Puede detectar, analizar y comparar rostros para una amplia variedad de casos de uso de verificación de usuarios, catalogación, contabilización de personas y seguridad pública."


Con argumentos como estos y otros como su aprendizaje contínuo y su bajo coste, hoy está en el punto de mira de todos, porque ha sido vendido a la policíapara ser usada como herramienta complementaria a los sistemas de videovigilancia. Varias han sido las organizaciones que han denunciado su uso: Pacific Standard, hace hincapié en la posibilidad deque llegue a convertirse en una herramienta de eminente carácter racista


Cámara integrada en chaleco policia. (Fuente)

Hoy el diario.es publica que la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) ha dado a conocer varios documentos en los que se detalla la venta de Amazon Rekognitiona las fuerzas de seguridad. Desde Uncovering Ctrl, lo que nos sorprende es que nadie se hubiera planteado el uso que se podría hacer de semejante aplicación. Un proyecto de semejantes características se desarrolla para ser vendido a grandes corporaciones. O acaso ¿esperábamos que se comprara para uso privado?

+info adicional

22/5/18

Subirse al carro del feminismo (con sensores) para vender más.




La agencia Ogilvy a creado una peculiar campaña para Schweepes Brasil Lo venden como un experimento, pero realmente ¿lo es? ¿hacía falta que una empresa verificara la cantidad de veces que una mujer es manoseada en una discoteca? En Uncovering Ctrl creemos que NO.

El vestido es original para el gran público pero realmente no aporta nada que no sepamos,(recordemos sino los datos existentes al respecto). Tal vez utilizar la tecnología en publicidad con objetivos educativos para erradicar esa lacra sea una opción más ética para cualquier marca.

18/5/18

Buen momento para LEER lo que firmas.

Autor: Romain Laurent
A partir del día 25 de mayo cambia la legislación europea sobre protección de Datos ( GDPR o General Data Protection Regulation).  Por eso estamos siendo avasallados por nuestras webs, apps y redes sociales "de confianza". Es una buena ocasión para leer las condiciones y darnos cuenta de que lo gratuito sale caro a nuestra privacidad y que tanto que nos quejamos sobre los casos de Faceebook o de Google, pero al final los responsables de que nuestros datos sean tan valiosos somos nosotros. Todos nosotros.

[Condiciones Instagram y Facebook. Extracto] Tu experiencia en Instagram no va a cambiar y seguirás siendo el propietario de tus fotos y vídeos, pero vamos a ofrecerte mejores formas de acceder a tus datos y entender cómo se usan.Instagram forma parte de Facebook desde 2012, y estamos realizando algunos cambios corporativos. Si aceptas nuestras nuevas Condiciones y sigues usando Instagram, Facebook Ireland será la entidad corporativa oficial responsable de tus datos. La aplicación de Instagram y la forma en que procesamos los datos no se verán afectadas.En nuestra nueva Política de datos, se explica cómo se recopilan, comparten y usan los datos en los productos de Facebook, incluido Instagram. Esta Política contempla la nueva legislación sobre datos de la UE, así como funciones que no estaban disponibles la última vez que la actualizamos, como las historias, el envío de mensajes en privado, el estado de la actividad y las herramientas creativas de nuestras cámaras. Queremos asegurarnos de que estés al tanto de esta nueva información incluida en la Política.

  • Recibimos distintos tipos de información de tu dispositivo (como la forma en que tocas la pantalla y te desplazas por ella), que pueden ayudar a diferenciar a un humano de un bot y a detectar posibles fraudes.

  • Usamos y compartimos información con fines de investigación, sobre todo de forma que nos sirva para proteger a la comunidad en Instagram; por ejemplo, para entender y evitar el bullying y el acoso.

  • En esta Política se incluye más información sobre los datos que recopilamos a partir de tu actividad y nuestros socios, así como la forma en que vinculamos la información entre las distintas empresas de Facebook y personalizamos tu experiencia, incluidos los anuncios.

  • Proporcionamos anuncios sin revelar tu identidad a los anunciantes. En esta Política se incluye más información sobre los datos que compartimos con anunciantes y socios. Nunca vendemos tus datos.

Como esta Política también se aplica a Facebook, se incluye información sobre el reconocimiento facial, aunque en Instagram no usamos este tipo de tecnología. Si empezamos a utilizarla, te avisaremos y te daremos la opción de elegir si quieres aceptar su uso.
 
Hemos vendido nuestra privacidad, pero no le damos la importancia que realmente tiene. Lee, investiga un poco y pide a tus representantes que te protejan ante el abuso de las grandes compañías.  Es el momento ideal para sacar a airear la conciencia crítica...


Información adicional actualizada:

7/5/18

Tu eres como los demás (o eso parece en la Red)

Fuente: Natalie Bookchin
La primera muestra individual que se celebra en nuestro país de Natalie Bokchin en  La Virreina, Centre de la Imatge (Barcelona), permite contemplar siete piezas que plasman algunas de las máximas de su autora: la renovación del lenguaje documental a través de la grabación propia y/o de encontrada a través de internet. Todo el material resultante se hilvana con guiones que ponen en evidencia la falta de conexión entre las reflexiones que se reflejan, las actitudes privadas y la repercusión pública que esperamos que tengan.




Retratos de multitud perturba al espectador. Las obras expuestas reflejan viviencias y poses habituales de muchos de los usuarios de las redes sociales. Sus protagonistas son estadounidenses, pero sus actitudes y sus poses pueden extrapolarse a cualquier escenario del mundo occidental. Si quererlo cualquier visitante puede sentirse reflejado por las opiniones que se transmiten, pero también puede sentirse vulnerable respecto a la tecnología que utiliza para expresar ciertos sentimientos de caracter privado.

Las imágenes grabadas y/o seleccionadas para cada una de las siete obras audiovisuales (producidas todas ellas entre 2008 y 2017) juegan con nuestra empatía: todos los protagonistas podríamos ser nosotros o cualquiera de nuestro entorno. Todos tenemos algo que decir, pero ¿nuestros móviles o nuestras cámaras web son el espacio idóneo para dar a conocer nuestras reflexiones?

Bookchin no ha perdido un ápice del sentido crítico que nos mostró en sus obras de net.art de los 90. Algunos de sus collages audiovisuales nos hacen pensar en el auge de las denuncias a través de hastags y nuestra aparente facilidad para denunciar secretos permaneciendo ocultos detrás de nuestras cuentas.

Hasta el 27 de mayo se puede visitar esta muestra en la que queda latente lo paradójico que resulta lo cotidiano cuando se diluye entre las vivencias de cientos, miles de personas con preocupaciones similares. Sus protagonistas se refugian detrás de sus cámaras para denunciar situaciones que posíblemente estuvieran mejor canalizadas si nos hubieran educado para poder enfrentarnos verbalmente a ciertas situaciones de crisis de cara, sin mediaciones tecnológicas. Es una cuestión complicada, pero tal vez sea el momento de aprender a hacerlo.