8/5/19

Un World Press Photo con la migración como protagonista.




Primera semana de la esperada exposición World Press Photo 2019, la decimoquinta muestra internacional de fotoperiodismo, expuesta en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y en la Fundación Cajasol de Sevilla. En octubre podrá contemplarse en el Colegio oficial de Arquitectos de Madrid.


Hasta el próximo 26 de mayo, y bajo el lema "Las historias que importan", la muestra da a conocer los trabajos ganadores del concurso internacional del mismo nombre, y que son mayoritariamente inéditos en nuestro país. Desde hace 15 años la exposición proponeuna experiencia que va más allá de la mera observación de las obras ganadoras. En Barcelona, el área educativa de la Fundación Photographic Social Vision, entidad sin ánimo de lucro que organizadora del evento, ofrece un extenso programa de actividades paralelas y visitas comentadas para enriquecer la comprensión sobre la actualidad y entender las funciones, valores y retos del fotoperiodismo. 


La exposición de las imágenes, que empezó su gira mundial en Ámsterdam el pasado mes de abril, se podrá visitar a lo largo del año en más de 100 ciudades de todo el mundo y 45 países, llegando a una audiencia global de más de 4 millones de espectadores.


Las 140 fotografías ganadoras de esta edición fueron escogidas entre las 78.801 imágenes que se presentaron a concurso, realizadas por 4.738 fotógrafas y fotógrafos internacionales.


Por segundo año consecutivo el jurado del concurso nominó 6 fotografías para ganar el Premio World Press Photo 2019 a la fotografía del año, 3 proyectos para un nuevo premio: el Premio World  Press Photo 2019 al Reportaje Gráfico del del año y 6 nominaciones más a obras audiovisuales que optaron por los Premios World Press Photo 2019 al Proyecto Interactivo y al Video Online del año.


Comienza la exhibición con “Niña llorando en la frontera” del estadounidense John Moore para la agencia Getty, la distinguida a mejor imagen del año y una de las que mejor ha reflejado en prensa el horror de las familias migrantes que intentan pasar la frontera de Estados Unidos. En ella se ve a una niña hondureña de 2 años aterrada mientras la policía de fronteras cachea a su madre en McAllen (Texas). Fue una de las primeras que consiguió documentar el espanto de la violencia psicológica que se ceba, sobre todo, en los menores de esas familias que huyen de la pobreza. Se hizo famosa en todo el mundo cuando la revista Time la usó en un montaje en el que aparecía la protagonista frente a Trump.